Home Super Banner 728×90
Cintillo 980×55

Alicia mestiza

Por Jason Vásquez

-Me escogieron en la agencia de publicidad porque tengo los ojos verdes, me pagan ochenta pesos diarios y a veces cien los fines de semana…

Ahorita está de moda la onda de las princesas y tengo que vestirme de Alicia, pero es una bronca trabajar en Bolívar donde hay puro ladilla que no dejan de Chingarme, hasta me han ofrecido dinero para irme con ellos, pero Na, «yo no le meto a eso».

Por eso a los dos días me mandaron al Pedro, él hace de príncipe y mantiene a raya a los pasados de mocos.

El Pedro observaba la escena a través de un antifaz, incapacitado para ocultar su procedencia «arrabañera» mientras la «Alicia sueño húmedo de los cargadores» metía en una bolsa negra la mercancía china que yo acababa de comprar, un par de conectores para el auto y unas micas de celular.

Tres de la tarde, un establecimiento cualquiera del centro del Ex Distrito Federal.

Después…

No sé cómo fui a dar a la Plazuela de las Vizcaínas…

¿En qué vuelta sucedió?

Yo crecí en estas calles y es increíble que me perdiera tratando de llegar a Regina, ¡coño! trabajé en una papelería en Donceles cuando tenía 16 años, estos eran mis rumbos.

Cómo voy a perderme en esta ciudad si yo bailé al ritmo del temblor del 85, si ocupé butaca de primera fila de la mano de Jacobo Zabludovsky para contemplar la caída de televisa Chapultepec, las ruinas del hotel Regis, los bebés sobrevivientes sepultados debajo de las lozas del Hospital Juárez.

Aunque nada de eso importaba a esa edad, más que el hecho de que no tendríamos clases de forma permanente y que se había levantado una banqueta en la esquina de la veintisiete y la avenida doce.

Ese fue el mayor daño colateral de mi terremoto…

El que valía la pena contar y recordar.
Hoy al perderme en el centro…
caí en cuenta que me estoy
«Des chilangando»

Des Chilangando:
Dixit/ Vox Populi/ Defeñismo.

-Acción de «Nortear» a un individuo ex capitalino, por voltear bandera y radicar en otro Estado de la República de forma permanente.
-Acción de ya no saber en qué estación del metro se transborda, o descubrir que hay más de 4 líneas nuevas y una cosa llamada metrobus.

Hoy oficialmente me volví provinciano cuando descubrí que la calle de Regina es cualquier Rambla de Barcelona en región 4, y que sus calles aledañas están llenas de cervecerías.

Hoy oficialmente me volví provinciano cuando vi cómo le navajearon una bolsa a una doña para sacarle su dinero y en vez de advertirle metí cartera y teléfono a los calzones.

Hoy mi último aliento chilango se fue cuando pagué con una moneda de diez pesos y pedí cinco boletos para el metro…

¿Hace cuánto subieron su precio?

Sin embargo…

Reconozco que de alguna manera sigues estando presente en cada esquina, en cada calle de permanencia y arraigo mēxihcah.

Sigues aquí Tonatzin, vestida de Madero lleno de botargas y comercios para turistas, aún cuando los Seven Eleven y los Cafés del Cielo te negarán antes de que el gallo se fume tres veces.

Confío en que estás por algún lado novia de vestido impoluto, Abuela Mestiza…

«Nueva Ciudad de México»

Así lo confirman tus «Alicias» vendedoras, tus señores durmiendo en la calle, tus músicos invidentes de Gante y tu eterna manía por llover nostalgia e historias.

Ciudad de México.
Finales de Julio.

Entre el asombro y la duda de una ciudad que se obstina en estar quieta.

Related posts

EnglishFrenchSpanish
error: Derechos Reservados Paralelo Informativo