Home Super Banner 728×90
Cintillo 980×55

Bantú con el corazón partío

Por Armando Rubio

 

Por fin de tanta desasosiega espera y bombardeo de “neo expertos” en inmovilización química y manejo de primates del viejo mundo (obviamente en redes sociales), que incansablemente desprestigiaban al gran equipo de trabajo del zoológico de la CDMX encargado del traslado del Gorila de las llanuras bajas que lamentablemente falleció el pasado 6 de julio, el departamento de patología de la UNAM ha informado que el deceso se debió a complicaciones cardiovasculares.

En la anterior columna informamos que recientemente se ha observado un aumento inexplicable en los gorilas que mueren de enfermedades del corazón en los últimos años. En todos los zoológicos de Estados Unidos de Norteamérica, principalmente los machos entre veinte y treinta años de edad han estado cayendo enfermos y en ocasiones se han presentado muertes repentinas a partir de afecciones del corazón progresivas, que van desde cardiomiopatías fibrosas, aneurismas, insuficiencias cardíacas hasta enfermedades valvulares; ahora los cuidadores de los zoológicos están luchando para entender qué factores pueden ser la causa de las enfermedades y de lo que se podría hacer para salvar los 368 gorilas de tierras bajas que residen en 52 zoológicos de América del Norte.

Bantú presentó en su corazón múltiples focos de fibrosis miocárdica con degeneración y atrofia de las fibras musculares, esta lesión es consistente con la cardiomiopatía fibrosa, trastorno cardíaco crónico que se encuentra bien documentado en simios de este tipo al ser mantenidos en cautiverio, como ya mencionamos. Es una enfermedad de causa desconocida y sobre todo silenciosa.

13941040_10155101572434196_109664774_n

En lo personal, aún a sabiendas del resultado de los estudios histopatológicos realizados a diferentes órganos del ejemplar, recibí infinidad de comentarios por parte de los nuevos expertos ciber-veterinarios donde mencionaban que es inconcebible que no se haya detectado con anterioridad dicha enfermedad. De antemano les respondí que se necesitaba inmovilizar con sedación y anestesia al ejemplar para realizarle estudios específicos, y lo más probable es que el organismo hubiera fallecido en ese mismo instante, pero al parecer nada científicamente probable los tendrá contentos y siguen buscándole tres pies al gorila.

La fibrosis endomiocárdica, es un término médico que define a una infrecuente inflamación del endocardio (endocarditis) caracterizada por un engrosamiento fibrótico de porciones del corazón, en especial el ápice del corazón y una o ambas válvulas cardíacas que separan las aurículas de los ventrículos. Por ello, es una miocardiopatía restrictiva y una de las formas del síndrome hipereosinofílico. Ocasionalmente, puede asociarse con trombos y depósitos de calcio sobre la pared ventricular. Puede ser una enfermedad hereditaria relativamente frecuente (prevalencia 1 de cada 500 personas) de origen genético. Su importancia estriba en su ocasional asociación con muerte súbita (aprox 0,5% al año).

Los síntomas más comunes incluyen fatiga, debilidad, edema pulmonar en las extremidades inferiores y disnea (falta de aire), por su cercana relación a la insuficiencia cardíaca. De producirse un embolismo sistémico puede causar disfunción renal y/o neurológica, y puede ser rápidamente fatal. Los signos más frecuentes son cardiomegalia, soplo por insuficiencia mitral y el signo de Kussmaul (patrones respiratorios anormales).

13942240_10155101577574196_2003429894_n

El cuadro clínico tiende a ser altamente sugestivo, y por medio de confirmación de exámenes diagnósticos. El electrocardiograma y el ecocardiograma bidimensional son útiles en demostrar patrones de hipertrofia ventricular y la severidad del daño anatómico funcional del corazón. La biopsia del miocardio puede mostrar fibrosis y depósitos de calcio en el endocardio (lo que se encontró precisamente en el corazón de Bantú).

El tratamiento de elección para pacientes asintomáticos es la intervención quirúrgica con el fin de eliminar las masas fibróticas y reparar o reemplazar las válvulas cardíacas, de haber una afectada con suficiente severidad. La cirugía no cura la enfermedad, sólo alivia los signos cardíacos y síntomas producto de la resultante miocardiopatía, sin que pueda frenar el progreso de la enfermedad.

El pronóstico de vida en pacientes con fibrosis endomiocárdica depende de la extensión y la distribución de la enfermedad en las cámaras y válvulas del corazón. La mayoría de los pacientes se presentan a consultas médicas cuando la enfermedad ya se ha extendido por encima de la capacidad de tratamiento y alivio, por lo que la sobrevida después del diagnóstico, es breve. En un estudio el 95% de los pacientes fallecieron al cabo de dos años y 44% luego del primer año.

El cuerpo de Bantú no fue cercenado como lastimosamente se mencionó por diferentes medios de comunicación, que rayaron en la vulgaridad con extrema falta de respeto y ética profesional al compartir imágenes que fueron tomadas al cuerpo después de la necropsia, misma que sabemos fue realizada siguiendo los protocolos reconocidos por los verdaderos  médicos veterinarios.

También se mencionó que su muerte fue ocasionada por negligencia médica al administrarle una sobredosis y usar fármacos contraindicados para la especie, pero, la realidad es que el protocolo de contención química usado con Bantú fue según lo recomendado a nivel  internacional; en un medio de comunicación se mencionaron las drogas usadas y las dosis aplicadas, pero curiosamente, son las indicadas para dicha especie.

Debido a este caso en particular y ante la avalancha de pasiones desvirtuadas por organizaciones conservacionistas y pseudoanimalistas que se creen expertos en la materia, el partido verde disque ecologista ha presentado la iniciativa del cierre de zoológicos y acuarios de México, que en realidad buscan afectar y desmantelar al sector productivo, con el único fin de conseguir votos para los comicios del 2018; la mayoría de los que SÍ trabajamos en la conservación de fauna silvestre desconocemos totalmente esta iniciativa basura, como la del CIRCO SIN ANIMALES, que se ha comprobado que no sirvió para nada y afectó a muchas personas, pero sobre todo, lograron la muerte del 80% de los animales que estaban registrados en los circos, hoy en día seguimos esperando sus “santuarios” ficticios, pero, este tema lo trataremos muy extensivamente y profundamente en nuestra siguiente columna.

Related posts

EnglishFrenchSpanish
error: Derechos Reservados Paralelo Informativo