Home Super Banner 728×90
Cintillo 980×55

De mi Crisis de los Cuarenta

Hace un par de días me despertaron las campanas de la catedral de San José en el centro de Toluca llamando a misa de ocho, en cualquier otra circunstancia me hubiera tapado la cabeza y hubiera dejado que Morfeo siguiera seduciéndome dulcemente como lo viene haciendo desde hace años en que los dos tenemos el idilio perfecto.

Abrí la ventana del hotel Rex para dejar que entrara ese viento fresco de las mañanas, los que vivimos en el puerto sabemos que sentir frío un par de días es un lujo que difícilmente puedes desperdiciar.

Decidí levantarme de la cama, lavarme los dientes y ponerme ropa cómoda y abrigadora, pues este día estaba dispuesto a subir el Xinantécatl mejor conocido como el Nevado de Toluca.

Toqué la puerta de la habitación 216 donde se hospedaban los chicos del All Star Circus y juntos agarramos carretera.

Subir el volcán no es algo que estuviera en mi lista de: «cosas por hacer antes de cumplir cuarenta», sin embargo supongo y entiendo que a estas alturas de la vida un poco de improvisación no cae nada mal.

Trataré de explicarme mejor, tengo un par de meses en que he comenzado a emprender una serie de proyectos personales y laborales que me tienen todo el día a más de 140 km por hora todo el día. Escribo como loco todo el tiempo, desde dramaturgia hasta Stand Up, más mis rollos personales y aburridos.

Inicié una nueva banda de Rockabilly con unos súper compás y estoy arañando mi primer monólogo de teatro y un unipersonal de clown…

A todo esto añádale padre parcial de mis monstruos, ejecutante escénico con los Pata, hijo, hermano, intento de empresario, etc.

Dice mi «No» Novia que estoy viviendo mi crisis de los cuarenta…

Y lo primero que pasó por mi psique fue una negación rotunda, coño! Yo sobreviví a mi crisis de los treinta, (que me duró hasta los 32) ¿cómo no sabría reconocer una crisis de inmediato?

Pues bien, hace un par de días después de subir hasta el cráter del volcán y con la complicidad de mi carnal Tonny, decidimos de la nada meternos a nadar a la laguna de la luna con una temperatura de dos grados, para después hacer todo el camino de descenso del volcán en ropa interior.

Cuando salí congelado de la laguna y con el cuerpo lleno de adrenalina, justo ahí fue donde le di la bienvenida a mi crisis de los cuarenta.

Lo acepto, tengo una crisis, una crisis increíble de vida y Contentura.

Y es que a diferencia de mi depresión de los treinta, esta nueva década me sorprende arriesgando, bailando y disfrutando cada pequeño detalle de todo lo que me acontece. Tengo una crisis, pero esta crisis es fenomenal, porque tengo la edad para comer, bailar, viajar y salir con quien me pegue la gana.

Tener cuarenta es maravilloso, porque por primera vez tengo la plena conciencia de poder dirigir mi vida al sitio exacto, al lugar preciso, con todos los que me acompañen o decidan bajarse del tren.

Escribí un par de chistes al respecto:

-Siempre escuché a los mayores decir que cumplir cuarenta años era tan divertido como vivir en Disneylandia. Y en verdad es como Disneylandia, con la diferencia de que a Goofy le hacen examen de próstata, Donald se ha divorciado dos veces y Mickey comienza a tomar Sildenafil para hacer feliz a Mimi.

-Voy a cumplir cuarenta y tengo la estabilidad de un Atos en carretera.
¿Lo ven? Tengo un mes antes de despedirme de los treintas y subir al cuarto piso, y estas son algunas de las últimas cosas que quiero hacer antes de que llegue esa fecha.

-Tomar clases de salsa
-Armar un cubo rugby
-Divorciarme
-Ser un mejor padre para Josh y Alek
-Tener una relación estable (con toda la inestabilidad que se pueda tener)
– Dejar de planificar todo.

Si puedo hacerlo está bien, al final del día creo que salvó la cosa de la paternidad, podría modificar cualquier cosa en esta lista.

Al final de la vida creo que será más interesarte contarles a mis nietos como su abuelo nadó en una laguna congelada que la importancia de armar un cubo de colores.
Namaste.

Toluca, Julio 2016.

Related posts

EnglishFrenchSpanish
error: Derechos Reservados Paralelo Informativo