Home Super Banner 728×90
Cintillo 980×55

Demonio Blanco, un legado de grandes batallas

Por Efrén Urrutia

Puerto Vallarta, Jal.- La emblemática figura de la lucha libre mexicana de los años 40´s, 50´s, 60´s y 70´s, Manuel López Coronado, fue puliendo su actividad deportiva al pasar de ser “Ángel Blanco” hasta llamarse “Demonio Blanco”, y fue este segundo sobre nombre el que le dio tal reconocimiento en el ambiente de la lucha libre que lo llevó a tener un reconocimiento nacional.

“Me da tristeza ver que la lucha libre se ha deformado, todo le queremos copiar a los gringos, cuando se había visto que se dieran las enfrentamientos entre hombres y mujeres, cuando inicié uno se preparada en varias disciplinas: acondicionamiento físico, fisiculturismo, lucha grecorromana, olímpica e intercolegial, el otro día le dije a un chavo que salió en la revista donde el aclaró que fui su maestro, le comenté que solo lo vi tres días. Ahora se hacen luchadores en meses, antes eran de rigor 2 años mínimo, no son palomitas los muchachos no tienen la culpa si no los empresarios que solo les interesa el dinero”, expresó en su momento.

Coronado fue un luchador mexicano profesional mejor conocido en el ambiente luchistico como el enmascarado «Demonio Blanco». López Coronado, nacido en Atenguillo, Jalisco, en 1945 tuvo un destacado inicio en las arenas chicas (como el Ángel Blanco) antes de ingresar a las filas de los coliseinos, dentro de la Empresa Mexicana de Lucha Libre.

El 10 de diciembre de 1976, culminó una encarnizada rivalidad con Mano Negra al combatirlo en una lucha de apuestas (máscara contra máscaras) en la Arena México de la Ciudad de México; fue derrotado por Mano Negra por lo que al final del encuentro fue desenmascarado.

La historia de su sobre nombre se remonta a un episodio poco conocido por sus seguidores, y fue cuando un personaje de nombre Don Julián Sánchez (en las Oficinas del Coliseo de Guadalajara) le comentó cuál sería su nombre, esto tras conocerlo por sus destacadas participaciones que había tenido en 1958 en la arena Guadalajara aún como “Ángel Blanco”.

“Me dijo (Don Julián Sánchez) ponte La Bestia (por la película de Wolf Rubinski) a los quince días Ray Plata me dijo checa el libro porque ya vas a salir, así Pepe Vargas siguió como “Ángel Blanco” y su servidor como Demonio Blanco y pegó, a las dos semanas deje la arena llena, y yo era un rudo explosivo la gente se metía conmigo, les gustaba mi trabajo”, comentó el originario de Atenguillo, Jalisco.

Sobre su infancia, “Demonio Blanco” relató que fue una época muy difícil, “mi infancia fue muy difícil, ya que fuimos muy humildes, por eso desde los 6 años estuve trabajando, no en la lucha libre, en lo que fuera para ayudar en la economía de la familia, a los 16 años le dije a mi madre que yo quería buscar algo, así que me vine a Guadalajara y trabajé en una empresa de la familia Gómez Flores. Con el tiempo la lucha libre llegó a mi vida tuve muchos maestros , pero a mi quien me dio de alta fue El Diablo Velazco, empecé a luchar en la Arena Guadalajara , que se encontraba atrás del panteón de Mezquistan”, recordó en aquella entrevista otorgada a medios de comunicación.

Demonio Blanco tenía todo, fuertes rivalidades, el odio del público, pero una noche del 6 de diciembre de 1976 su misterio cayó por vía de Mano Negra, esa noche dio muestra de ingenuidad, ya que al despojarse de la tapa la gente se quedó sorprendida.

Efectivamente, bajo la máscara se encontraba Don Manuel, pero rapado, con una coleta, bigote y cabello teñido de negro, causo tal expectación incluso por poco mete en problemas a Chavo Luterott.

Finalmente, recordó una de las figuras de la lucha libre que lo marcó como persona y luchador, “yo me enfrenté a lo mejor de la baraja luchistica, al Santo a quien le aprendí mucho el cuidaba su imagen hoy veo mucho jóvenes que llegan a enmascarados y salen sin mascara, eso se ve mal, ya se le perdió el respeto, el Santo siempre se cuidó, yo le decía maestro y él me decía no me digas así, arriba del ring todos somos iguales, con Mantequilla Nápoles y el Púas Olivares hice muy buena amistad”, rememoró.

Related posts

EnglishFrenchSpanish
error: Derechos Reservados Paralelo Informativo