Home Super Banner 728×90
Cintillo 980×55

Fideicomisos de promoción dejan adeudo millonario

Cancún, Quintana Roo (EL Economista).- Los fideicomisos de promoción turística en Quintana Roo enfrentan adeudos por 271 millones de pesos a proveedores; se trata de una de las herencias que dejarán al siguiente gobierno, aunque algunos hoteleros han anunciado que coadyuvarán en caso de ser necesario para que se investigue el probable desfalco.

La información que han filtrado los propios hoteleros es que la Oficina de Visitantes y Convenciones (OVC) adeuda 150 millones de pesos, mientras que el Fideicomiso de Promoción Turística de la Riviera Maya adeuda otros 121 millones.

José Chapur, vicepresidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, dijo en entrevista telefónica que a poco más de dos meses del cambio de gobierno en la entidad, difícilmente se podrá regularizar la quiebra en la que deja al estado el gobierno de Roberto Borge en los aparatos de promoción turística.

Hoy se sabe que cuando Jesús Almaguer Salazar asumió el cargo como titular de la OVC en el 2009, el adeudo que tenía este organismo con proveedores era de 50 millones de pesos; mientras que el del Fideicomiso de Promoción Turística de la Riviera (FPTRM) con Darío Flota Ocampo, que tomó el cargo en el 2010, era de 35 millones de pesos.

En el gobierno de Borge se modificaron las reglas de operación de estos organismos, los cuales perdieron autonomía y quedaron supeditados a las decisiones del gobernador. A su vez, se desaparecieron los nueve fideicomisos que existían, concentrando en sólo tres las labores de promoción turística: Cancún, Riviera Maya y el de la zona sur.

En el 2014, el Congreso del estado modificó la Ley del Impuestos al Hospedaje, para permitir que fuera el gobierno del estado el que recaudase 3% del Impuesto al Hospedaje de manera directa, arrebatándole esta facultad a los fideicomisos.

Desde entonces, creció la deuda de la OVC y el FPTRM, lo cual ha sido denunciado en diversas ocasiones por empresarios hoteleros de Cancún y la Riviera Maya.

Sin dejar huella

Chapur Zahoul dijo que son más de 1,000 millones de pesos anuales los que se recaudan por concepto de impuesto al hospedaje, por lo cual entre el 2014 y el 2016 se le perdió la pista a poco más de 2,000 millones de pesos que debían haberse empleado en pago de deuda y campañas de promoción de Cancún, la Riviera Maya y los Tesoros del Caribe.

Darío Flota, director del FPTRM, aseguró que lo común al término de cada administración era hacer un corte de caja, contabilizar las cuentas pendientes y pasarlas al siguiente gobierno; sin embargo, la deuda que hoy queda es muy grande y tiene ya varios meses de vencimiento con acreedores que esperan el pago completo.

El hotelero afirmó que no dudarán en colaborar con una eventual investigación para que se esclarezca a dónde fue a parar todo ese dinero, sin importar que se tenga que castigar a quien resulte responsable.

Related posts

EnglishFrenchSpanish
error: Derechos Reservados Paralelo Informativo