Home Super Banner 728×90
Cintillo 980×55

Industria restaurantera nacional hace un llamado a no bajar la guardia

Puerto Vallarta, Jal.- Antes de la pandemia, la industria generaba 2.1 millones de empleos directos y 3.5 millones de empleos indirectos. Hoy han cerrado definitivamente 90 mil restaurantes.

Dependiendo de la entidad, los restaurantes han perdido ventas de entre 85% y 55% comparado con el año anterior.

La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC) hace un llamado a la población, así como a pequeños, medianos y grandes empresarios a no bajar la guardia ante la crisis sanitaria, y evitar un rebrote que obligue a las autoridades a aplicar nuevamente medidas restrictivas.

Francisco Fernández Alonso, presidente nacional de la Canirac, también hizo un llamado a los restaurantes afiliados a la Cámara: “por nuestra parte, también hemos llamado a todos nuestros agremiados para que no relajen las medidas preventivas y extrememos precauciones con la responsabilidad que hemos comprometido para que nuestras unidades contribuyan de manera decisiva con las medidas sanitarias”.

En los últimos días, las autoridades federales han informado que, a nivel nacional, hay señales de un repunte de contagios de Covid-19. Ante este escenario, este jueves Chihuahua regresó al semáforo rojo, aplicando medidas extremas.

Sin embargo, cualquier retroceso en las entidades del país sería catastrófico para miles de familias que dependen de la industria restaurantera. Hasta el momento se tiene el cálculo que 90 mil restaurantes han cerrado en México desde que inició la pandemia, y si las condiciones siguen como hasta ahora, se podría llegar a 122 mil restaurantes cerrados para el fin de año.

“En el país, el 96% de los pocos más de 600 mil restaurantes que existen son microempresas, y si todo sigue como hasta ahora, a final de año, por lo menos, el 20% no volverá a abrir. Además, dependiendo de la entidad y del tipo, los restaurantes han perdido ventas de entre 85% y 55% comparado con el año anterior”, agregó Francisco Fernández.

Desde antes que reabrieran sus puertas, el sector restaurantero se preparó a conciencia para brindarles a los clientes seguridad por medio del protocolo Mesa Segura, que incluye los lineamientos que marcan las autoridades y las mejores prácticas nacionales e internacionales.

Si bien, estos lineamientos implicaron una inversión que no se tenía prevista, la industria restaurantera nunca tuvo duda en destinar esos recursos, a fin de extremar precauciones para evitar que la pandemia siga propagándose.

Compromiso con el desarrollo del país
La industria restaurantera es parte fundamental en el desarrollo económico del país. Antes de la crisis sanitaria, en un año se compraban 100 mil millones de pesos de insumos a productores nacionales, 56% venían directamente del campo. Además, generaba 2.1 millones de empleos directos y 3.5 millones de empleos indirectos. Sin embargo, se estima que al final de la crisis se habrán perdido 300 mil empleos en todo el país.

Es así como, la industria restaurantera reafirma su compromiso por seguir aplicando y reforzando las medidas de higiene establecidas por las autoridades y, a la vez, les solicita mantener la apertura de los restaurantes, ya que así, se estaría preservando el sustento de miles de familias que dependen de este sector.

Related posts

EnglishFrenchSpanish
error: Derechos Reservados Paralelo Informativo