Home Super Banner 728×90
Cintillo 980×55

Israel rompe la ‘tregua’ y lanza nuevos bombardeos contra Gaza

(El Financiero).- Los aviones israelíes llevaron a cabo una serie de ataques aéreos en sitios militantes en la Franja de Gaza el miércoles temprano, los primeros de este tipo desde que un tembloroso cese al fuego puso fin a la guerra con Hamas el mes pasado.

Los ataques aéreos tuvieron como objetivo instalaciones utilizadas por los militantes de Hamas para reuniones para planificar ataques, dijo el ejército israelí, culpando al grupo de cualquier acto de violencia que emana de Gaza. No hubo informes inmediatos de víctimas.

El martes, cientos de ultranacionalistas israelíes, algunos cantando “Muerte a los árabes”, desfilaron en el este de Jerusalén en una demostración de fuerza que amenazó con desencadenar una nueva violencia. Los palestinos en Gaza respondieron lanzando globos incendiarios que provocaron al menos 10 incendios en el sur de Israel.


La marcha supuso una prueba para el frágil nuevo gobierno de Israel, así como para la tenue tregua que puso fin a la guerra de 11 días del mes pasado entre Israel y Hamas.

Los palestinos consideran que la marcha, destinada a celebrar la captura de Jerusalén oriental por Israel en 1967, es una provocación. Hamas llamó a los palestinos a “resistir” el desfile, una versión del cual ayudó a encender la guerra de Gaza de 11 días del mes pasado.

Con música a todo volumen, cientos de nacionalistas judíos se reunieron y se trasladaron frente a la Puerta de Damasco. La mayoría parecían ser hombres jóvenes, y muchos sostenían banderas israelíes azules y blancas mientras bailaban y cantaban canciones religiosas.

En un momento, varias decenas de jóvenes, saltando y agitando las manos en el aire, corearon: “¡Muerte a los árabes!” En otro cántico antiárabe, gritaron: “Que tu aldea se queme”.


En una mordaz condena en Twitter, el canciller Yair Lapid dijo que esos gritos de consignas racistas eran “una vergüenza para el pueblo israelí”, y agregó: “El hecho de que haya radicales para quienes la bandera israelí representa el odio y el racismo es abominable e imperdonable”.

La multitud, aunque bulliciosa, parecía ser mucho más pequeña que durante el desfile del mes pasado. Desde la Puerta de Damasco, recorrieron la Ciudad Vieja hasta el Muro Occidental, el lugar más sagrado donde los judíos pueden orar.

Antes de la marcha, la policía israelí despejó el área frente a la Puerta de Damasco, cerró las carreteras al tráfico, ordenó el cierre de las tiendas y expulsó a los jóvenes manifestantes palestinos. La policía dijo que los agentes arrestaron a 17 personas sospechosas de estar involucradas en actos de violencia, algunas de las cuales arrojaron piedras y atacaron a la policía, y que dos policías necesitaron tratamiento médico. Los palestinos dijeron que cinco personas resultaron heridas en enfrentamientos con la policía.

El desfile supuso un desafío inicial para el nuevo primer ministro de Israel, Naftali Bennett, un nacionalista israelí de línea dura que ha prometido un enfoque pragmático mientras preside un gobierno de coalición delicado y diverso.

Aunque había preocupaciones de que la marcha aumentaría las tensiones, cancelarla habría abierto a Bennett y otros miembros de derecha de la coalición a críticas intensas de quienes la verían como una capitulación ante Hamas. La coalición prestó juramento el domingo e incluye partidos de todo el espectro político, incluido un pequeño partido árabe.

Mansour Abbas, cuyo partido Raam es la primera facción árabe en unirse a una coalición israelí, dijo que la marcha fue “un intento de incendiar la región con fines políticos”, con la intención de socavar al nuevo gobierno.

Abbas dijo que la policía y el ministro de seguridad pública deberían haber cancelado el evento. “Pido a todas las partes que no se dejen arrastrar a una escalada y mantengan la máxima moderación”, dijo.

En los últimos años, la marcha pasó por la Puerta de Damasco y entró en el corazón del Barrio Musulmán, un barrio palestino abarrotado de calles estrechas y callejones. Pero la policía cambió la ruta el martes para evitar el Barrio Musulmán.

En cambio, la ruta rodeó las antiguas murallas de la Ciudad Vieja y atravesó la Puerta de Jaffa, una vía principal para los turistas, y hacia el Barrio Judío y el Muro Occidental, el sitio más sagrado donde los judíos pueden orar.

La Puerta de Damasco es un punto focal de la vida palestina en el este de Jerusalén. Los manifestantes palestinos se enfrentaron repetidamente con la policía israelí por las restricciones a las reuniones públicas durante el mes sagrado musulmán del Ramadán en abril y mayo.

Esos enfrentamientos se extendieron al complejo de la mezquita de Al-Aqsa, un lugar de conflicto sagrado para judíos y musulmanes. Las tensiones en ese momento se vieron alimentadas aún más por las protestas por la amenaza de desalojo de decenas de familias palestinas por parte de colonos judíos, también en Jerusalén.

En el apogeo de las tensiones, el 10 de mayo, los ultranacionalistas israelíes realizaron su desfile anual de banderas. Si bien fue desviado de la Puerta de Damasco en el último minuto, los palestinos lo vieron como una celebración no deseada del control israelí sobre lo que ven como su capital.

En nombre de la defensa de la ciudad santa, Hamas disparó cohetes de largo alcance contra Jerusalén, interrumpiendo la marcha y provocando la guerra de Gaza, que se cobró más de 250 vidas palestinas y mató a 13 personas en Israel.

Después de capturar Jerusalén oriental en 1967, Israel lo anexó en una medida no reconocida por la mayoría de la comunidad internacional. Considera a toda la ciudad su capital, mientras que los palestinos quieren que Jerusalén oriental sea la capital de su futuro estado. Los reclamos en competencia sobre el este de Jerusalén, hogar de lugares sagrados judíos, cristianos y musulmanes, se encuentran en el corazón del conflicto y han provocado muchas rondas de violencia.

Hamas había pedido a los palestinos que mostraran una “valiente resistencia” a la marcha. Instó a la gente a reunirse en la Ciudad Vieja y en la Mezquita Al-Aqsa para “levantarse frente al ocupante y resistirlo por todos los medios para detener sus crímenes y arrogancia”.

Por la tarde, palestinos vinculados a Hamas lanzaron algunos globos incendiarios desde Gaza, provocando al menos 10 incendios en el sur de Israel, según el departamento nacional de bomberos de Israel.

Abu Malek, uno de los jóvenes que lanzaron los globos, calificó la medida como “una respuesta inicial” a la marcha.

El primer ministro Mohammad Shtayyeh, de la Autoridad Palestina respaldada internacionalmente en Cisjordania, calificó la marcha como una “agresión contra nuestro pueblo”. En la vecina Jordania, el Ministerio de Relaciones Exteriores emitió una declaración en la que condenaba la marcha como “inaceptable” y dijo que socavaba los esfuerzos para reducir la fricción entre Israel y los palestinos.

Los medios israelíes informaron que el ejército estaba en alerta máxima en la ocupada Cisjordania y a lo largo de la frontera de Gaza. Las baterías del sistema de defensa contra cohetes Iron Dome de Israel se desplegaron cerca de la ciudad sureña de Netivot, cerca de la frontera de Gaza, como medida de precaución.

El ministro de Defensa, Benny Gantz, se reunió con el jefe de personal militar, el comisionado de policía y otros altos funcionarios de seguridad. Él “subrayó la necesidad de evitar fricciones y proteger la seguridad personal de judíos y árabes por igual”, dijo su oficina.

Related posts

EnglishFrenchSpanish
error: Derechos Reservados Paralelo Informativo