Home Super Banner 728×90
Cintillo 980×55

“La mano de Dios”, la ingeniosa solución de una enfermera para pacientes COVID-19


Una enfermera brasileña “pensó rápido” ante los requerimientos y solicitudes de pacientes enfermos de COVID-19

Brasil.- (Informador Mx).- “La mano de Dios” vuelve a resonar en las noticias en plena pandemia, aunque ahora por una hazaña clínica y no deportiva, luego de la idea que la enfermera Lidiane Melo, de origen brasileño, tuvo para socorrer a pacientes que necesitaban calmarse ante su desesperación.

Pese a que la historia de Melo ideando esta solución tiene su origen a finales del año pasado, fue hasta finales de marzo de 2021 que adquirió notoriedad, luego de que las redes sociales volvieran viral la imagen de su práctica idea: un par de guantes de látex rellenos con agua tibia atados entre sí, para dar un poco de calor y aliviar un poco la soledad del aislamiento en que muchos pacientes enfermos de coronavirus COVID-19 se encuentran en Brasil.

Brasil registra más de cuatro mil muertes por coronavirus en 24 horas
Según relata la enfermera brasileña, verse inmersa en una dinámica laboral que casi no da tregua al sector salud en medio de una pandemia mundial, la obligó a “pensar rápido” para brindar una solución que permitiera optimizar el monitoreo vía oxímetro a enfermos, y que les permitiera mitigar un poco esa sensación de desesperanza ante las restricciones para que sus familiares los visiten.

«Hice este guante con agua caliente para mejorar la perfusión de mi paciente y ver mejor la saturación, y espero que sienta que alguien le está tomando la mano», indicó al medio brasileño Globo. Tras ver que había funcionado, la enfermera del hospital de Isla del Gobernador, en Río de Janeiro (Brasil), no dudó en repetir su solución con otros pacientes.

«Hice este guante con agua caliente para mejorar la perfusión de mi paciente y ver mejor la saturación, y espero que sienta que alguien le está tomando la mano»

Lidiane Melo señala otro ejemplo que da idea de lo eficaz de su “improvisada” solución para el cuidado de la salud de enfermos de coronavirus, pues comparte el caso de una mujer que le pedía sujetar su mano mientras le indicaba que no podía morir, pues estaba a cargo de dos hijas y dos nietas; tras repetir el rellenado de guantes quirúrgicos con agua tibia para colocarla en la mano de su paciente, ésta se sintió acompañada y más tranquila.

Brasil supera los 13 millones de casos confirmados de coronavirus
«Hice la manita, ella se calmó, dijo que parecía que yo la estaba tomando de la mano, y dije que no era la mía, que debía pensar que era la mano de Dios, que iba a ayudarla a salir de allí», recordó Melo, de 36 años de edad.

La simpleza de su solución le mereció ser llamada “La mano de Dios”, aunque ahora al tenor del humanismo y ciencia médica en auxilio de pacientes de COVID-19 en aislamiento, más que en “homenaje” a un polémico momento de la historia de la Copa Mundial de Futbol ocurrido en México en 1986.

Related posts

EnglishFrenchSpanish
error: Derechos Reservados Paralelo Informativo