Home Super Banner 728×90
Cintillo 980×55
Cintillo 980×55

Los incendios forestales son cada vez más extremos y queman más superficie. La ONU dice que es hora de «aprender a vivir con el fuego» 

(CNN) Los incendios forestales se intensificaron en todo el mundo, lo que nos recuerda que la crisis climática está cambiando vidas y causando daños por miles de millones de dólares al año. Y la situación no hará más que empeorar, según docenas de expertos en incendios de todo el mundo.

Un informe publicado este miércoles por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) sugiere que es hora de «aprender a vivir con el fuego» y adaptarse al aumento de la frecuencia y la gravedad de los incendios forestales, que inevitablemente pondrán en peligro más vidas y economías.

El número de incendios forestales extremos aumentará hasta un 14% en 2030, según el análisis del informe. En 2050, el aumento será del 30%. Incluso con los esfuerzos más ambiciosos para reducir las emisiones que atrapan el calor, el informe muestra que esas consecuencias a corto plazo están aseguradas.

Aunque la situación es grave y la eliminación de los riesgos de incendios forestales es imposible, las comunidades pueden reducir su riesgo y exposición, dijo Andrew Sullivan, principal investigador de la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth y editor del informe.

«Los incendios forestales incontrolables y devastadores se están convirtiendo en una parte esperada de los calendarios estacionales en muchas partes del mundo», dijo Sullivan en una conferencia de prensa el lunes. «En los lugares en los que históricamente se han producido incendios forestales, estos pueden aumentar; sin embargo, en los lugares en los que históricamente no se producen, pueden volverse más comunes».

Los incendios forestales afectan a todos los aspectos de la sociedad, como la salud pública, los medios de vida, la biodiversidad y el ya cambiante clima. Los investigadores del Pnuma, entre los que se encuentran más de 50 expertos de universidades, organismos gubernamentales y organizaciones internacionales de todo el mundo, afirman que el informe sirve de «hoja de ruta» para adaptarse a un mundo en llamas.

El patrón cambiante de los incendios forestales

Los incendios siempre han cumplido una función ecológica vital en la Tierra, esencial para muchos ecosistemas. Restauran los nutrientes del suelo, ayudan a germinar las plantas y eliminan la materia en descomposición. Sin incendios, el exceso de vegetación, como las hierbas y los arbustos, puede preparar el paisaje para que se produzcan peores incendios, sobre todo durante las sequías extremas y las olas de calor.

Quemar partes de la tierra a propósito ha evitado históricamente incendios más grandes y destructivos. Los pueblos indígenas llevan miles de años aplicando este método preventivo, conocido como quemas controladas o prescritas.

Pero a medida que el ser humano calentaba el planeta, desarrollaba más tierras y creaba políticas de supresión de incendios mientras descuidaba la gestión forestal, los incendios forestales se han vuelto más mortíferos y destructivos que nunca.

Estos factores, según el informe del Pnuma, cambiaron drásticamente el régimen de incendios.

Ahora los incendios forestales duran más y se vuelven más intensos en lugares donde siempre se han producido; mientras tanto, los incendios también se están encendiendo y propagando en lugares inesperados, como los humedales, las turberas que se están secando y el permafrost que se está descongelando en el Ártico.

«Lo que llama la atención es que ahora hay ecosistemas que empiezan a arder y que no esperábamos con esa intensidad», dijo a CNN Tim Christophersen, jefe de la Subdivisión de Naturaleza para el Clima del Pnuma. «Por ejemplo, hay muchos más humedales que, como se les llama, se podría pensar que no se incendian fácilmente. Vemos más y más incendios también en el Círculo Polar Ártico, donde son naturalmente raros».

Los incendios forestales, que suelen ser provocados por rayos o por la actividad humana, son cada vez más frecuentes debido al cambio climático provocado por el hombre. Los científicos descubrieron, por ejemplo, que el cambio climático hizo que las condiciones meteorológicas extremas que alimentaron las temporadas de incendios destructivos 2019-2020 en Australia tuvieran un 30% más de probabilidades de ocurrir.

Además, un estudio reciente descubrió que los bosques de gran altitud en las Montañas Rocosas están ardiendo más ahora que en cualquier otro momento de los últimos 2.000 años. En los últimos dos años, los incendios forestales en el oeste de EE.UU. mostraron un comportamiento de fuego extremo y esparcieron humo por todo el país, al tiempo que crearon su propio clima.

Los incendios también son cada vez más perjudiciales para la salud pública. Un estudio reciente reveló que la exposición anual al humo de los incendios forestales provoca más de 30.000 muertes en los 43 países analizados en el estudio. Otro estudio descubrió que el aumento de las partículas finas procedentes del humo de los incendios forestales en 2020 provocó un aumento de los casos de covid-19 y de las muertes en California, Oregon y Washington.

Los incendios forestales también se han vuelto más costosos. En EE.UU., el informe del Pnuma señala los datos del Centro Nacional Interinstitucional de Incendios, en los que se indica que el coste promedio anual de la lucha contra los incendios se disparó hasta alcanzar los US$ 1.900 millones en 2020, lo que supone un aumento de más del 170% en una década.

Los investigadores afirman que los gobiernos no están aprendiendo del pasado y están perpetuando unas condiciones que no son beneficiosas para el medio ambiente ni para la economía en el futuro.

«El mundo tiene que cambiar su postura frente a los incendios forestales, de reactiva a proactiva, porque la frecuencia y la intensidad de los incendios forestales van a aumentar debido al cambio climático», dijo Christophersen. «Eso significa que todos tenemos que estar mejor preparados».

Un cambio de mentalidad

El informe predice que la probabilidad de que se produzcan eventos intensos, similares a los observados en los llamados incendios forestales del Verano Negro de Australia en 2019 y 2020 o los incendios del Ártico que marcaron un récord en 2020, aumentará hasta en un 57% a finales de siglo.

Y debido a las condiciones siempre cambiantes en las que se producen los incendios forestales, los investigadores afirman que las autoridades y los responsables políticos deben trabajar en conjunto con las comunidades locales, recuperar los conocimientos indígenas e invertir dinero para evitar que los incendios forestales se enciendan en primer lugar para reducir los daños y las pérdidas que vienen después.

Los investigadores del Pnuma sugieren que los gobiernos adopten una «fórmula de preparación para incendios», que destina dos tercios del gasto a la planificación, prevención, preparación y recuperación, y solo un porcentaje menor a la respuesta a los daños y pérdidas.

«Esta fórmula debe ajustarse a cada contexto regional y nacional», dijo Christophersen. «Pero, en general, se trata de dejar de invertir solo en la respuesta y dedicarse más a la prevención, la planificación y la recuperación».

Christophersen añadió que también es crucial reforzar la cooperación regional e internacional para ayudar a otros países.

«Algunos países están más avanzados en esto que otros y pueden compartir sus conocimientos con otros países», dijo. «De momento, lo que me quita el sueño es que todavía no hay una verdadera respuesta global, por lo que necesitamos más inversiones también en ese tipo de plataforma global».

El informe reconoce que el propio sistema de las Naciones Unidas «carece de una sólida experiencia en materia de incendios forestales dedicada a este desafío», lo que piensan cambiar mediante una serie de iniciativas que ayuden a los países.

Related posts

EnglishFrenchSpanish
error: Derechos Reservados Paralelo Informativo