Home Super Banner 728×90
Cintillo 980×55
Cintillo 980×55

Macron supera a Le Pen tras histórico desafío de la ultraderecha 

(CNN) Emmanuel Macron ganó las elecciones presidenciales de Francia, defendiéndose de un desafío histórico de la candidata de ultraderecha Marine Le Pen durante la segunda vuelta del domingo.

Macron obtuvo el 58,55% de los votos del domingo, lo que lo convierte en el primer líder francés en ser reelegido en 20 años.

Aunque el discurso de Macron a los votantes, de una Francia globalizada y económicamente liberal a la cabeza de una Unión Europea fuerte venció a la visión de Le Pen de un cambio radical hacia adentro, el 41,8% de las personas que votaron por ella acercó a la ultraderecha francesa a la presidencia como nunca antes.

Los seguidores de Macron, reunidos a la sombra de la Torre Eiffel en el centro de París, estallaron en vítores masivos cuando se anunció la noticia. La celebración fue significativamente más discreta que después de la victoria de Macron en 2017, aunque una vez más caminó para pronunciar su discurso al himno europeo, comúnmente conocido como la «Oda a la Alegría».

En su discurso de victoria, Macron prometió ser el «presidente de todos y cada uno de ustedes». Luego agradeció a sus seguidores y reconoció que muchos, como en 2017, votaron por él simplemente para bloquear a la ultraderecha.

Macron dijo que su segundo mandato no sería una continuación del primero y se comprometió a abordar todos los problemas actuales de Francia.

También se dirigió a quienes apoyaron directamente a Le Pen y dijo que él, como presidente, debe encontrar una respuesta a «los enojos y desacuerdos» que los llevaron a votar por la ultraderecha.

«Será mi responsabilidad y la de quienes me rodean», afirmó Macron.

En media hora, Le Pen pronunció un discurso de concesión a sus seguidores reunidos cerca de un pabellón en el Bois de Boulogne, en el oeste de París.

«Un gran viento de libertad podría haber soplado sobre nuestro país, pero las urnas decidieron lo contrario», dijo Le Pen.

Aun así, Le Pen reconoció el hecho de que la ultraderecha nunca se había desempeñado tan bien en una elección presidencial. Calificó el resultado de «histórico» y de «brillante victoria» que colocó a su partido político, Agrupación Nacional, «en una excelente posición» para las elecciones legislativas de junio.

«El juego no ha terminado del todo», afirmó.

Le Pen admite la derrota

Marine Le Pen admitió la derrota en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas, pero dijo que sus resultados fueron, sin embargo, una victoria. Sonando combativa, Le Pen indicó que seguiría luchando.

Señaló las elecciones legislativas en dos meses e instó a sus seguidores a seguir apoyando a su partido.

“Un gran viento de libertad pudo haber soplado sobre nuestro país, el destino de las urnas quería otra cosa”.

Agregó: “¡No abandonaré a los franceses! Vive la France”, concluyó en breves declaraciones al oeste de París.

Marine Le Pen insinuó que, a pesar de perder las elecciones presidenciales ante Emmanuel Macron, asegurar casi el 42% de los votantes franceses significa que su movimiento de ultraderecha tiene una base sólida sobre la que puede construir para el futuro.

En su discurso de concesión, Le Pen dijo que «el juego no ha terminado del todo, ya que en unas pocas semanas se llevarán a cabo las elecciones legislativas».

«Esta noche lanzamos la gran batalla de las elecciones legislativas… con todos aquellos que tienen en el corazón a la nación… Nunca me rendiré con los franceses», agregó.

El posible impacto de Putin en estas elecciones

Macron y Le Pen avanzaron a la segunda vuelta después de terminar en primer y segundo lugar, respectivamente, entre 12 candidatos que compitieron en la primera vuelta el 10 de abril. Pasaron las siguientes dos semanas recorriendo el país para cortejar a quienes no votaron por ellos en la primera ronda

La alineación de la segunda ronda fue una repetición de la segunda vuelta presidencial de 2017, cuando Macron, entonces un recién llegado a la política, derrotó a Le Pen por casi dos votos a uno. Esta vez, sin embargo, Macron tuvo que presentar un historial mixto en cuestiones internas, como su manejo de las protestas de los chalecos amarillos y la pandemia de covid-19.

La capacidad de Le Pen para atraer nuevos votantes desde 2017 es el último indicio de que el público francés recurre a políticos extremistas para expresar su descontento con el statu quo. En la primera ronda, los candidatos de ultraizquierda y ultraderecha representaron más del 57 % de los votos emitidos, mientras que el 26,3 % de los votantes registrados se quedaron en casa, lo que resultó en la cifra de participación más baja en 20 años.

La campaña de Le Pen intentó aprovechar la ira del público por la reducción del costo de la vida haciendo una fuerte campaña para ayudar a las personas a hacer frente a la inflación y al aumento de los precios de la energía, una de las principales preocupaciones del electorado francés, en lugar de confiar en los antiislamistas, posiciones contra la inmigración y euroescépticas que dominaron sus dos primeros intentos de ganar la presidencia en 2017 y 2012.

Se presentó como una candidata más convencional y menos radical, aunque gran parte de su manifiesto sigue siendo el mismo que hace cinco años. «Detener la inmigración descontrolada» y «erradicar las ideologías islamistas» eran las dos prioridades de su manifiesto, y los analistas dijeron que muchas de sus políticas sobre la UE habrían enfrentado a Francia con el bloque.

Aunque Le Pen había abandonado algunas de sus propuestas políticas más controvertidas, como dejar la Unión Europea y el euro, sus puntos de vista sobre la inmigración y su posición sobre el Islam en Francia (quiere que sea ilegal que las mujeres usen velo en público) no cambió.

«Creo que el velo es un uniforme impuesto por los islamistas», dijo durante el único debate presidencial del miércoles. “Creo que la gran mayoría de las mujeres que usan uno no pueden hacer otra cosa en realidad, aunque no se atrevan a decirlo”.

Pero Vladimir Putin fue quizás su mayor riesgo político. Antes de que Rusia invadiera Ucrania, Le Pen era una partidaria abierta del presidente de Rusia, e incluso lo visitó durante su campaña de 2017. Su partido también obtuvo un préstamo de un banco ruso checo hace varios años que todavía está pagando.

Aunque desde entonces ha condenado la invasión de Moscú, Macron atacó a Le Pen por sus posiciones anteriores durante el debate. Argumentó que no se podía confiar en ella para representar a Francia cuando se tratara con el Kremlin.

“Estás hablando con tu banquero cuando estás hablando con Rusia. Ese es el problema”, dijo Macron durante el debate. «No puede defender adecuadamente los intereses de Francia en este tema porque sus intereses están vinculados a personas cercanas al poder ruso».

Le Pen dijo que su partido se vio obligado a buscar financiación en el extranjero porque ningún banco francés aprobaría la solicitud de préstamo, pero la defensa aparentemente no resonó.

Related posts

EnglishFrenchSpanish
error: Derechos Reservados Paralelo Informativo