Home Super Banner 728×90
Cintillo 980×55
Cintillo 980×55

Perros robot podrían patrullar la frontera entre Estados Unidos y México

Estados Unidos (CNN).- El Departamento de Seguridad Nacional los presentó al público recientemente, ya que reveló detalles sobre cómo está probando la tecnología.

Los funcionarios elogiaron el potencial de los robots como un «multiplicador de fuerza» que podría aumentar la seguridad de los agentes de la Patrulla Fronteriza al reducir su exposición a peligros que amenazan la vida. Un artículo que promociona las pruebas en el sitio web de la Dirección de Ciencia y Tecnología del DHS señala que algún día los perros, oficialmente conocidos como Vehículos de Vigilancia Terrestre Automatizados, podrían convertirse en «el mejor amigo de un agente o oficial de la CBP [Oficina Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos]».

«No te sorprendas», dice, «si en el futuro ves al robot ‘Fido’ en el campo, caminando junto al personal de CBP».

El gobierno de Biden propone eliminar los obstáculos para que los inmigrantes utilicen las prestaciones públicas y busquen un estatus legal
Pero los detalles sobre las pruebas parecieron sorprender a algunas personas, lo que provocó una oleada de reacciones en las redes sociales comparando las imágenes con escenas distópicas de programas de ciencia ficción como «Black Mirror».

«Esto realmente se sintió como una bofetada en la cara», dice Vicki Gaubeca, directora de la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur, un grupo paraguas que critica la iniciativa como un desperdicio «alarmante e indignante» del dinero de los contribuyentes que sería mejor gastar en desarrollar sistemas para responsabilizar a los agentes de la Patrulla Fronteriza.

Gaubeca se describe a sí misma como una amante de la tecnología y los perros (tiene cinco). Pero ella dice que no ve nada lindo en las recientes descripciones del gobierno de los perros robot que prestan una «pata de ayuda». Durante años, su organización ha advertido que la militarización a lo largo de la frontera pone en riesgo a las comunidades y los migrantes. Y esto, dice, es solo el último ejemplo preocupante.

«Hay otras tecnologías que ya están usando y que creemos que deberían reducir y, sin embargo, están agregando otro tipo de tecnología de vigilancia que es aterrador, para ser honesta», dice Gaubeca. «Ciertamente parece que es algo construido para algo muy agresivo, como los teatros de guerra, en lugar de una comunidad».

Ghost Robotics, la empresa con sede en Filadelfia que fabrica los robots que los equipos del DHS han estado probando, dice que no hay nada que temer.

“Estamos enfocados en hacer lo correcto. Queremos hacer lo correcto para la seguridad nacional y para el país”, dice el CEO de la compañía, Jiren Parikh.

Un portavoz del Departamento de Seguridad Nacional dice que el proyecto permanece en la fase de investigación y desarrollo, sin un cronograma para el despliegue de los perros.

Mientras tanto, hay muchos problemas serios que esta tecnología está sacando a la luz.

Hay una diferencia entre la ciencia ficción y la realidad


A veces lindos y a veces espeluznantes, los perros robot han cautivado la imaginación de los estadounidenses durante décadas, mucho antes de que los videos de los robots de cuatro patas de Boston Dynamics bailando Motown y BTS comenzaran a volverse virales.

Han sido símbolos de innovación futurista y presagios ominosos de lo que podría suceder si la tecnología cae en las manos equivocadas.

En 1940, Westinghouse exhibió un perro de piel de aluminio de 27 kilos en la Feria Mundial llamado Sparko que podía caminar, ladrar y sentarse. En la década de 1960, la familia de dibujos animados futuristas de los Supersónicos adoptó brevemente un perro electrónico de propulsión nuclear, Lectronimo, antes de decidir donarlo al departamento de policía.

Amenazantes sabuesos mecánicos perseguían a los fugitivos en la distópica novela de Ray Bradbury de 1953 «Fahrenheit 451». En 2017, un episodio de «Black Mirror» presentó aterradores perros guardianes robot que persiguen y matan personas.

Pero Parikh, CEO de Ghost Robotics, dice que hay una gran brecha entre la forma en que los perros robot son retratados en la ciencia ficción y la realidad de la tecnología.

«Es una computadora que funciona con baterías que se mueve sobre cuatro patas y que literalmente deja de funcionar en cuatro horas. No hay forma de que se apoderen de nada», dice.

Y, señala, «es un robot controlado remotamente por un humano en el medio».

«Es solo otro portador de sensores. Está realmente a distancia… Es realmente para detectar el entorno. En realidad no interactúa con las personas. No es para lo que está hecho. No tiene armas», dice. “No es ser militarizado por la frontera. No es detener a la gente, diciendo ‘no vayas aquí’. No puede hacer eso. Es un pequeño robot».

La tecnología, dice, está diseñada para mantener a las personas seguras. Pero, ¿podría usarse alguna vez contra los migrantes en la frontera?

«Eso ni siquiera ha surgido nunca», dice Parikh. «Ni siquiera es un caso de uso remoto que alguna vez se discutió o habló».

La gente ni siquiera puede ponerse de acuerdo sobre «una pared física básica hecha de concreto y metal», dice.

«¿Realmente pensamos que vamos a comenzar a armar robots? Es una tontería hacer eso. Tampoco creo que esté en el ADN de Estados Unidos», dice Parikh. «Vivimos en un país que tiene tantas reglas y requisitos reglamentarios que cosas como esta son remotas y prácticamente imposibles sin la opinión de la población».

Parikh dice que Ghost Robotics trabaja regularmente con legisladores y agencias gubernamentales.

«Esto no se hace en el vacío… Tiene que pasar por procesos y reglas. Todo lo que hacemos, todo se cuestiona. Todos tienen la capacidad de cuestionar lo que estamos haciendo».

Esto no se trata solo de la frontera
Cuando Greg Nojeim se enteró de los perros robot, su mente se llenó de preguntas. La principal de ellas: ¿Alguien ha estudiado su impacto en la privacidad?

«La frontera se ha convertido en un campo de pruebas para tecnología de vigilancia nueva e intrusiva», dice Nojeim, codirector del proyecto de seguridad y vigilancia del Centro para la Democracia y la Tecnología.

Y en muchos casos, dice, la ley no se ha puesto al día con la tecnología en desarrollo.

«Una vez que la plataforma sea aceptada, créanme, se desarrollarán nuevos usos. Es inevitable. Y no creo que estemos listos como sociedad para decir, este uso está permitido, este no lo está. No creo que las legislaturas están listas para decir que esto está permitido, este uso no lo está… Me preocupa que la tecnología se esté adelantando a la ley».

Él dice que cuando eso sucede, las libertades civiles sufren. Y eso, dice, debería importarle a todos, ya sea que viva cerca de la frontera o no.

Como señaló una columna de opinión reciente de Los Angeles Times, las tecnologías de vigilancia que comienzan en la frontera a menudo llegan a otras partes del país.

La tecnología de reconocimiento facial es un ejemplo reciente, dice Nojeim.

«Esa tecnología ahora se ha extendido a algunos departamentos de policía, y la gente está descubriendo que no identifica a las personas tan bien como podría, y que las personas de color están siendo identificadas erróneamente a un ritmo alarmante», dice.

Si los perros robot comienzan a patrullar la frontera, dice Nojeim, es solo cuestión de tiempo antes de que también puedan aparecer en tu comunidad.

Related posts

EnglishFrenchSpanish
error: Derechos Reservados Paralelo Informativo