Home Super Banner 728×90
Cintillo 980×55

Turismo de larga distancia podría reanudarse hasta 2023

El Financiero.- Cuando las vacunas contra el COVID-19 empezaron a salir a finales de 2020, hubo una sensación de entusiasmo. La gente empezó a navegar por los sitios web de viajes y las compañías aéreas se mostraron optimistas sobre la posibilidad de volver a volar. Ryanair Holdings incluso lanzó una campaña «Jab & Go» con imágenes de veinteañeros de vacaciones, con bebidas en la mano.

Pero no está funcionando de esa manera.

Para empezar, no está claro que las vacunas impidan realmente a los viajeros propagar la enfermedad, aunque tengan menos probabilidades de contraerla ellos mismos. Tampoco se ha demostrado que las vacunas sean eficaces contra las variantes más infecciosas que han llevado a los gobiernos de Australia y el Reino Unido a cerrar, en lugar de abrir, las fronteras.

La ambiciosa iniciativa de los transportistas de crear pasaportes sanitarios digitales que sustituyan a las cuarentenas obligatorias que acaban con la demanda de viajes también está plagada de problemas y aún no ha convencido a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta sombría realidad ha retrasado las expectativas de una recuperación significativa de los viajes a nivel mundial hasta 2022. Puede que sea demasiado tarde para salvar a las numerosas aerolíneas a las que solo les quedan unos pocos meses de liquidez. Y el retraso amenaza con acabar con las carreras de cientos de miles de pilotos, personal de vuelo y trabajadores de aeropuertos que ya llevan casi un año sin trabajo. En lugar de una vuelta a la conectividad mundial -uno de los milagros económicos de la era del jet-, el prolongado aislamiento internacional parece inevitable.

«Es muy importante que la gente entienda que, por el momento, todo lo que sabemos sobre las vacunas es que reducen muy eficazmente el riesgo de padecer enfermedades graves«, dijo Margaret Harris, portavoz de la OMS en Ginebra. «Todavía no hemos visto ninguna prueba que indique si detienen o no la transmisión«.

Sin duda, es posible que el repunte de los viajes se produzca por sí solo, sin necesidad de pasaportes con vacunas. Si las vacunas empiezan a reducir las tasas de infección y muerte, los gobiernos podrían ganar la suficiente confianza para eliminar las cuarentenas y otras restricciones fronterizas, y confiar más en las pruebas COVID-19 de los pasajeros antes del vuelo.

Los Emiratos Árabes Unidos, por ejemplo, han suprimido en gran medida las restricciones de entrada, aparte de la necesidad de un test negativo. Aunque los organismos reguladores del Reino Unido prohibieron el anuncio «Jab & Go» de Ryanair por considerarlo engañoso, el jefe de la aerolínea de descuento, Michael O’Leary, sigue esperando que casi toda la población europea esté vacunada a finales de septiembre. «Ese es el momento en que nos liberaremos de estas restricciones», dijo. «Los viajes de corta distancia se recuperarán con fuerza y rapidez«.

Sin embargo, por el momento, los gobiernos siguen siendo reticentes a la hora de recibir visitantes internacionales y las normas cambian al menor indicio de problemas. Como ejemplo, Australia, que cerró de golpe sus fronteras con Nueva Zelanda el mes pasado después de que este país informara de un caso de COVID-19 en la comunidad.

Nueva Zelanda y Australia, que han seguido un enfoque exitoso para eliminar el virus, han dicho que sus fronteras no se abrirán completamente este año. Mientras tanto, las burbujas de viaje, como la propuesta entre los centros financieros asiáticos de Singapur y Hong Kong, aún no se han consolidado. Francia endureció el domingo las normas sobre viajes internacionales, mientras que Canadá se prepara para imponer medidas de cuarentena más estrictas.

«El tráfico aéreo y la aviación están muy abajo en la lista de prioridades de los gobiernos«, señaló Phil Seymour, presidente y director de asesoría de la empresa de servicios de aviación IBA Group, con sede en el Reino Unido. «Va a ser un largo camino para salir de esto«.

El ritmo de implantación de las vacunas es otro punto conflictivo.

Aunque la tasa de vacunación ha mejorado en Estados Unidos -el mayor mercado de viajes aéreos del mundo antes de la aparición del virus-, los programas de inoculación han estado lejos de ser la panacea de la aviación. En algunos lugares, solo son una cosa más por la que la gente se pelea. El nacionalismo de las vacunas en Europa se ha convertido en una disputa sobre el suministro y sobre quién debe protegerse primero. La región también está dividida en cuanto a si la vacuna debe ser un billete para viajar sin restricciones.

Todo ello significa que un repunte del tráfico aéreo de pasajeros «es probablemente algo de 2022», según Joshua Ng, director de Alton Aviation Consultancy, con sede en Singapur. Los viajes de larga distancia podrían no reanudarse adecuadamente hasta 2023 o 2024, alertó. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo afirmó esta semana que, en el peor de los casos, el tráfico de pasajeros solo podría mejorar un 13 por ciento este año. Su previsión oficial de un repunte del 50 por ciento se publicó en diciembre.

American Airlines advirtió el miércoles a 13 mil empleados que podrían ser despedidos, muchos de ellos por segunda vez en seis meses.

A finales de 2020 «creíamos plenamente que estaríamos ante un calendario de verano en el que volaríamos todos nuestros aviones y necesitaríamos toda la fuerza de nuestro equipo», dijeron a los trabajadores el consejero delegado Doug Parker y el presidente Robert Isom. «Lamentablemente, ese ya no es el caso».

La falta de progreso es evidente en los cielos. Los vuelos comerciales en todo el mundo, a partir del 1 de febrero, se encontraban a menos de la mitad de los niveles anteriores a la pandemia, según OAG Aviation Worldwide. Los servicios programados en los principales mercados, como el Reino Unido, Brasil y España, siguen cayendo, de acuerdo con los datos.

Las cuarentenas que encierran a los pasajeros a su llegada durante semanas siguen siendo el gran enemigo de un verdadero repunte de los viajes. Una alternativa mejor, según la IATA, es un pase de viaje digital que almacene el historial de vacunas y pruebas de los pasajeros y permita levantar las restricciones. Muchas de las mayores aerolíneas del mundo han puesto en marcha aplicaciones de la IATA y otras, como Singapore Airlines, Emirates y British Airways.

«Tenemos que trabajar con el mayor número de opciones posible«, dijo Richard Treeves, jefe de resiliencia empresarial de British Airways. «Tenemos la esperanza de que se integren esas aplicaciones y los estándares comunes».

Pero incluso la IATA reconoce que no hay garantía de que todos los estados adopten su Travel Pass de inmediato, si es que lo hacen. Actualmente no hay consenso sobre los pasaportes de vacunas dentro de la Unión Europea (27 países), con naciones dependientes del turismo como Grecia y Portugal que apoyan la idea y miembros más grandes como Francia que se oponen.

«Al principio habrá falta de armonía», indicó Nick Careen, vicepresidente senior de IATA para asuntos de pasajeros, en una reunión informativa el mes pasado. «Nada de esto es ideal«.

El grupo de aerolíneas ha pedido a la OMS que determine que es seguro que las personas inoculadas vuelen sin estar en cuarentena, en un intento de reforzar el caso del Travel Pass. Pero el organismo sanitario mundial se mantiene impasible.

«En este momento, todo lo que podemos hacer es decir: ‘Sí, usted fue vacunado en esta fecha con esta vacuna y tuvo su refuerzo -si es una vacuna de dos cursos- en esta fecha’«, comentó Harris, de la OMS. «Estamos trabajando muy duro para conseguir un sistema electrónico seguro para que la gente tenga esa información. Pero en este momento, eso es todo lo que es. Es un registro».

Un pasaporte de vacunas no podría demostrar la calidad o la durabilidad de la inmunidad protectora obtenida al ser inoculado o al infectarse con el virus de forma natural, agregó Harris.

«La idea de que tu inmunidad natural debería ser protectora y que de alguna manera podrías usarla como una forma de decir ‘estoy bien para viajar’ está completamente descartada», dijo.

Las dudas en torno a las vacunas significan que la principal prioridad de la aviación debería ser un régimen de pruebas estandarizado, según Seymour, de la IBA. Esto podría implicar una prueba de coronavirus 72 horas antes de la salida, 24 horas de aislamiento a la llegada, y luego otra prueba antes de ser liberado.

«Si esta fuera la norma mundial, creo que todos estaríamos preparados para empezar a elegir las vacaciones y salir volando«, señaló.

Related posts

EnglishFrenchSpanish
error: Derechos Reservados Paralelo Informativo