Home Super Banner 728×90
Cintillo 980×55

Turista le dejó una millonaria herencia al botones de un hotel. Ya no tendrá que trabajar nunca más

Turquia. (Uspocl).- Taskin Dasdan, empleado de un hotel de lujo en el cual trabaja desde 1990, se hizo muy amigo de Charles George Courtney, un británico que vacacionaba año tras año en Turquía. Además de él, una parte del dinero llegó a otros trabajadores del lugar.

Los empleados que trabajan dentro del universo de hoteles de lujo que existen en el mundo están en contacto permanente con personas adineradas que buscan algunos días para descansar. Aquí es donde surgen varias historias entre estos botones de hotel y algunos personajes que se hospedan en esos recintos.

Algunos de estos huéspedes suelen volver al mismo lugar cada año, por lo que entablan ciertas relaciones cercanas con los trabajadores. Eso le ocurrió a Taskin Dasdan, un mozo de equipaje del Korumar Hotel De Luxe, quien trabaja en este recinto lujoso, ubicado en Turquía, desde el año 1990.

Según información de Daily Mail, el empleado se hizo muy amigo de Charles George Courtney, un británico de 87 años quien cada vez que salía de vacaciones se hospedaba en ese mismo hotel.
Ambos hicieron buenas migas y comenzaron una linda amistad que transcurrió durante décadas. Según el medio Turiz Majansi, Taskin explicó que el anciano británico siempre fue generoso con él y que ya le había entregado dinero para que pudiera pagar el colegio de sus hijos.

Sin embargo, luego de que Charles falleció, Taskin se llevó una gran sorpresa: lo llamaron por teléfono desde Inglaterra porque estaba dentro de la parte principal de la herencia que el británico dejó en su testamento antes de morir.

Ésta se trataba de una suma de dinero en efectivo que iba dirigida hacia el empleado del hotel, aunque no se especificó cuánto era. De hecho, un porcentaje menor iba hacia sus compañeros de trabajo, quienes también conocieron a Charles.

“Nos trató como si fuéramos parte de su propia familia. Incluso contribuyó a la educación de mis hijos. Por supuesto que estábamos emocionados“, detalló Taskin.
El botones explicó a la prensa de Turquía que la cantidad de dinero era tan grande que le alcanzaba para cubrir todos sus gastos durante toda su vida, por lo que podía perfectamente no trabajar nunca más.

Charles George Courtney
El huésped era tan querido por los empleados del Korumar Hotel De Luxe que la habitación número 401, que era donde cada año Charles se quedaba, pasó a llamarse “La habitación de Charlie“, como forma de poder homenajear su persona.

Related posts

EnglishFrenchSpanish
error: Derechos Reservados Paralelo Informativo